Centro de Educación Infantil Baloo

 

El deporte y el niño. ¿Cuánto puede practicar?

Practicar deporte en la infancia es muy beneficioso porque permite al niño tomar conciencia con su cuerpo, desarrollar su capacidad psicomotriz y aprender a coordinar sus movimientos.

Además, mejora su autoestima y, si se realiza un deporte en equipo, le ayuda a relacionarse con los demás.

Pero los niños deben practicar ejercicio con moderación, para disfrutar y adquirir hábitos sanos para el futuro. Realizar demasiada actividad física o practicar un deporte inapropiado puede tener consecuencias negativas para su desarrollo.

Imagen bajo licencia Creative Commons

 

LESIONES FÍSICAS

Los niños que hacen ejercicio con mucha frecuencia o con mucha intensidad tienen retrasos del crecimiento y alteraciones metabólicas, como pérdida de apetito, calambres musculares y bajadas de glucosa.

También suelen sufrir lesiones de huesos y músculos, en rodillas, caderas o columna. Si el niño se dedica intensamente a un solo deporte puede tener lesiones en la parte de su cuerpo que soporta más presión.

La sobrecarga que soportan los huesos también es perjudicial a largo plazo, porque provoca pequeños traumas en una zona llamada cartílago de crecimiento que lleva a la aparición precoz de artrosis.

 

PROBLEMAS PSICOLÓGICOS

Los niños que se dedican al deporte de competición pueden sufrir trastornos psicológicos derivados de la tensión a la que están sometidos y a las consecuencias de llevar un plan dietético rígido.

No se puede decir cuántas horas de ejercicio al día o a la semana es aconsejable realizar, ya que depende del tipo de deporte, de la edad del pequeño y de la intensidad con que practica.

 

ALGUNOS CONSEJOS

  • Practicar un deporte es muy bueno, siempre que se haga bien, de forma no abusiva o excesivamente competitiva.
  • Es preferible realizar varios deportes que dedicarse a uno en exclusiva. Si se hace solo uno, sufren siempre las mismas articulaciones.
  • Antes de la adolescencia es mejor el deporte de recreo que el de competición. Si el niño compite, debe ser bajo control médico y con la vigilancia de un monitor deportivo.
  • No se debe empezar a hacer ejercicio sin haber realizado calentamiento previo.
  • Evitar el esfuerzo excesivo. Es primordial prestar atención a los síntomas que indican que hay que reducir la marcha: cansancio, disminución del rendimiento, pérdida de peso, falta de apetito y trastornos del sueño.
  • El ejercicio físico ha de ser moderado y el niño debe realizarlo de forma progresiva con entrenamiento previo. Además, ha de ser adecuado para su edad y estar dirigido siempre por un especialista en deporte infantil.

 

CookiesAccept

Este sitio utiliza cookies para funcionar correctamente.

Si Vd. continua navegando está aceptando nuestra política de cookies. Saber más

Acepto